miércoles, 16 de septiembre de 2009

Delirios II

El me había dicho: Mejor a otra cosa mariposa. Yo lo miré y no le dije nada pero en realidad le dije todo. Y me devolvió el gesto.
Entonces fue que pensé en no hablarle hasta por lo menos pasado el minuto.
Y cada vez que sonaba el reloj, me volvía a decir lo mismo. Como para que me acostumbrara.
Claro que yo no había decidido nada, pero era inminente saber que tarde o temprano tendría que hacerlo.
Me llamó a la tardecita. Me preguntó si me acordaba lo que habíamos hablado.
Le dije que no. Así empezó el final.
Volvió a empezar y se perdió entre tantas palabras que enloqueció al menos por tres días. cuando recobró la cordura, me trajo flores color talo. Me dijo que eran una edición limitada y que solo se encontraban en el edén, que había viajado mucho en el tiempo y que bueno si realmente no las aceptaba, me podía ir a la mierda.
Las acepté solamente por el comentario y le expliqué que las cosas así no se arreglaban.
Me pidió por favor que no le dijera la verdad a nadie. Y nada más le dije chau, me tengo que ir.
Cerré la puerta.
Lo vi alejarse desde la ventana y esperé a que se fuera.
Nunca más supe nada.
Me comentaron al pasar que vive de la cría de ornitorrincos en el patio de la casa de su prima y que de vez en cuando sale a tomar un poco de sol.
Si alguien lo ve, haganle saber que todavía espero la taza de té...

3 comentarios:

jeRe dijo...

Me quedé con el final, con la taza de té... y por momentos pensé que era yo... Pero me acordé, así al pasar, que no crió ornitorrincos lo cual me saca de escena de esta historia.

Me quedaron muchas dudas (como siempre que intento deducir algo de una mujer jaja!) como por ejemplo que color es el color talo, valga la redundancia.
Si es verídico, que verdad no había que decirle a nadie y PORQUE CARAJO LAS COSAS NO SE ARREGLAN ASÍ!!! Jajaja!

Nah concuerdo en lo último...

En fin, lindo cuentito amiga.

Cecilia Fernandez dijo...

Creo que nadie cria ornitorrincos...
La historia no es del todo real... es como un realismo mágico digamos...
Por cierto: El color talo existe... es un azul hermoso!
Y no se por donde viene lo de la mujer... pero sería cuestión de desentramar...
Son historias un poco locas que me surgen tipo lluvia de ideas...

Yo SI Te debo un té con amiga incluida...

Felicitaciones por el programa...

Besos

-fridrik- dijo...

Qué dice cecile? Aparentemente veo que ha dejado de tomar las pastillas que le recetaron!

jijiji!

Gracias por pasar siempre por el blog y por sus comentarios, ya no me estoy conectando demasiado en el msn, o lo hago muy tarde y muy poco, pero eventualmente nos encontraremos de nuevo.

Besotes!

fed.